Objectives and Key Results (OKR)

Genéricamente, es un método organizativo que se ponen las personas para lograr mejorar en los diferentes ámbitos de la vida: personal o profesional. En un contexto corporativo busca la alineación organizativa de todos los departamentos y personas a través de la consecución de objetivos comunes.


OKR son las siglas que se refieren a Objectives and Key Results (Objetivos y Resultados Clave).

Es un método de trabajo interno que, mediante la fijación de objetivos y de sus correspondientes resultados clave, permite organizar el trabajo de la empresa, definir grupos de trabajo y realizar un seguimiento del progreso de cada empleado. Los objetivos buscados al implantar este método son:

  • Alineación de objetivos: informar a todos los miembros de lo que es importante. Esto proporciona contexto y sentido a lo que se hace en todos los niveles de una organización, aclarando las prioridades.
  • Medición del progreso: incrementar la capacidad de adaptación de la empresa, mediante ciclos que permitan a la compañía enfocarse hacia lo que genera un mayor valor.
  • Comunicación y transparencia: ayuda a identificar las dependencias entre equipos, destruye silos, elimina redundancias e incrementa la colaboración.
  • Implicación: crea un espacio de reflexión estratégica y táctica que se extiende hasta cada uno de los individuos. Maximiza la aportación de valor de cada una de las personas de la organización.
OKR en la Organización. Fuente: https://muyagile.com/

Objetivos

Los objetivos principales deben ser de carácter cualitativo, han de tener importancia real con respecto al desempeño de la empresa y además deben representar los deseos empresariales de los gestores. Establecer esto es necesario para crear un interés colectivo en torno al cumplimiento del objetivo. Los objetivos no deben ser demasiados: 3 es un número adecuado.

Un buen objetivo debe tener las siguientes características:

  • Cualitativo
  • Indican QUE queremos lograr

Resultados Clave

Una vez marcados los objetivos, el siguiente paso es darles una respuesta, es decir, definir unos resultados para cada uno de ellos. Tres o cinco resultados para cada objetivo sería lo ideal.

Estos resultados clave tienen que tener las siguientes características:

  • Medibles y concretos
  • Acotados en el tiempo
  • Alcanzables
  • Indican el COMO: de que manera se mide el objetivo.

Acciones

Aquí ya estaríamos en el máximo nivel de concreción. Es la forma concreta, o TO DO list, en la que cada uno de los componentes del equipo ejecuta acciones o proyectos que nos lleven a la consecución de resultados y, por extensión, a los objetivos fijados.

Objetivos, resultados y acciones. Fuente: https://muyagile.com/

Aplicación

Su aplicación es muy flexible, ha de adaptarse a las circunstancias concretas de cada organización. No siempre se puede aplicar en toda la empresa al mismo tiempo, muchas veces la única forma posible es aplicarlo de forma gradual.

Por último, es fundamental que haya un continuo feedback entre cada persona y su grupo, así como entre departamentos. Han de implicarse en la construcción de sus propios OKRs, basándose para ello en la visualización de los OKRs de nivel superior que le proporcionen el contexto necesario. Para ello es vital que se les conceda un tiempo y un espacio, mediante la implementación de reuniones y eventos de forma periódica.

Fuentes: